domingo, 27 de abril de 2014

Valle Marineris a vista de pájaro

video

Ismenius Lacus


Se encuentra en la parte noroeste del hemisferio oriental y abarca de 0 a 60 de longitud este y 30 a 65 de latitud norte. El cuadrilátero utiliza una proyección cónica conforme de Lambert en una escala nominal de 1:5.000.000.  
También se conoce como MC-5. 

Las fronteras norte y sur del Lacus abarcan 3.065 km y 1.500 km de ancho, respectivamente. De norte a sur es de unos 2050 kilómetros. Tiene una superficie aproximada de 4,9 millones de kilómetros cuadrados, o un poco más del 3% de la superficie de Marte.  

Contiene la región de Deuteronilus Mensae y Protonilus Mensae, dos lugares que son de especial interés para los científicos. Contienen la evidencia de actividad glacial presente y pasado. También tienen un paisaje único a Marte, llamado terreno con trastes. 

El cráter más grande de la zona es el Cráter Lyot que contiene canales tallados por el agua líquida y las llanuras del norte son generalmente planas y lisas con pocos cráteres. El cráter de impacto gigante, Lyot, es fácil de ver en la parte norte de Ismenius Lacus, el cráter es el punto más profundo en el hemisferio norte de Marte. 
Una imagen abajo de Lyot Cráter Dunes muestra una variedad de formas interesantes: Dunas oscuras, depósitos de tonos claros y tracks remolino de polvo. Los diablos de polvo, que se asemejan a tornados en miniatura crean las pistas mediante la eliminación de un depósito delgado, pero brillante de polvo que revelan la superficie subyacente más oscura. Los depósitos de tonos claros se crrer que contienen minerales formados por el agua. La investigación, publicada en junio de 2010, se describe la evidencia de agua líquida en el cráter Lyot en el pasado.

revista universitaria

Iani Chaos



La imagen nos muestra los contornos de altura y las estructuras geológicas en la región de Iani Chaos, sirviendo como una referencia estándar para futuras investigaciones marcianas. 
Los mapas son mostrados iguales que los mapas topográficos de tal manera que la lineas de contorno muestran las alturas del terreno. Estas lineas de contorno están sobre-impresas en imágenes de alta resolución de Marte, tomadas por la High Resolution Stereo Camera (HRSC) en la propia Mars Express. En la Tierra estos mapas suelen ser usados por senderistas y por los organismos públicos y privados. Los datos obtenidos por este instrumento han sido transformados en modelos de ordenador en tres dimensiones, conocidos como HRSC Digital Terrain Models (DTMs). 

Estas 'islas' de rocas parecen ser los restos de una superficie previa de Marte. Las áreas entre las islas colapsaron cuando se formaron cavidades bajo la superficie. Inicialmente estas cavidades podrían haber soportado la presencia de hielo que pudo evaporarse debido al calor volcánico. Conforme el agua fluyó hacia Ares Vallis, hacia los terrenos bajos del norte de Marte, el terreno colapsó y formó la región de Iani Chaos que conocemos hoy.

astroseti.org

Mapa topográfico


Mapa topográfico por Ralph Aeschliman
Mapa topográfico por Ralph Aeschliman






sábado, 26 de abril de 2014

Estaciones de investigación IV


La Euro-MARS es una infraestructura para investigación que simulará el primer aterrizaje con humanos en Marte. Fecha del proyecto 2002. 
La Euro-MARS es una infraestructura para investigación que simulará el primer aterrizaje con humanos en Marte. Será instalada en el noreste de Islandia, una región que está reconocida científicamente como análoga a Marte, es decir, una zona terrestre con una geología y topografía similar a la que se espera encontrar en tierra marciana. 

Euro-MARS ha sido diseñada en base al modelo de unidad de hábitat que usarán las personas que viajarán a Marte, y que será su casa durante los dieciocho meses en los que permanecerán allí. La Estación Euro-MARS será utilizada para llevar a cabo las investigaciones acerca de cómo podemos vivir y trabajar los humanos en Marte. 
Una vez dentro de la pieza central de la Estación, el habitáculo, también conocido como "hab", varias tripulaciones pasarán semanas viviendo y trabajando como esperamos que lo harán los astronautas en Marte. Explorarán a pié y a bordo de vehículos todoterreno la zona de alrededor de la Estación. Llevarán a cabo una amplia variedad de experimentos geológicos y biológicos. Probarán prototipos de los equipos que deberán usar en Marte, y ayudarán a desarrollar los protocolos y procedimientos que permitirán trabajar y vivir con seguridad y eficiencia a los expedicionarios que viajen al Planeta Rojo. 

Las simulaciones se realizarán siguiendo todos los procedimientos de misión necesarios para trabajar con la seguridad requerida en un medio hostil como es el marciano, manteniendo comunicaciones vía radio con la base y control de misión, y asegurándose con cuidado extremo que se realicen las revisiones y mantenimiento necesarios de los equipos de supervivencia requeridos. Por medio de estas actividades esperamos aprender mucho: cuán efectiva puede ser la investigación científica realizada por personas trabajando en condiciones ambientales extremas; cuánto tiempo puede consumirse para investigación y cuánto debe dedicarse a actividades para conservar la buena salud de los exploradores; cuáles son los mejores procedimientos para vivir y llevar a cabo un trabajo de investigación en Marte, manteniendo niveles aceptables de seguridad, salud y bienestar; cuán efectivo puede ser el teletrabajo por medio de robots comparado con excursiones humanas de superficie; cuál es el mejor diseño para el hábitat, balanceando las necesidades de la tripulación para soporte vital, realización de trabajo científico, y también relajación y privacidad. Así pues, de forma realista y práctica, la Euro-MARS nos ayudará a establecer los fundamentos para las misiones humanas a Marte. 

Durante muchos años se ha venido trabajando en el diseño de planes prácticos y viables para enviar humanos a Marte. Este es el caso del Plan Marte Directo, en el que se basa The Mars Society. Sin embargo, el descubrimiento de importantes reservas de agua congelada bajo la superficie marciana, simplifica enormemente una misión de este tipo. Disponer de agua accesible en Marte significa que la tripulación sólo necesitará llevar consigo el agua necesaria para los seis meses de travesía entre ambos planetas, lo cual reduce considerablemente la masa en juego en la misión. Una vez en Marte, no sólo se puede extraer y depurar el agua para consumo humano, sino que también se podrá utilizar para otras muchas funciones. Por ejemplo, puede ser empleada para fabricar combustible para regresar a la Tierra, y para alimentar los vehículos de exploración y los sistemas de soporte vital que se usarán en Marte. 

El agua natural, marciana, también se usará para regar plantas que haremos crecer en suelo marciano, y servirá para sentar las bases de una infraestructura industrial, que permitirá incrementar la seguridad de las misiones siguientes. Pero, sobre todo, la presencia de agua significa que los humanos podemos realmente vivir en Marte. Hay un nuevo mundo esperando a ser explorado, y sabemos que es un mundo de agua, capaz de mantener vida humana. Marte está hoy día, y técnicamente hablando, a nuestro alcance, sólo hace falta aportar lo necesario para ir. Los primeros pasos los estamos dando ya, en la Tierra, aprendiendo lo que necesitamos hacer para vivir en Marte, y difundiendo que es realmente posible.

Fuente
www.marssociety

jueves, 17 de abril de 2014

Race to Mars


Race to Mars es un proyecto creado por el estudio polaco Intermarum. 
En pocas palabras, podríamos decir que se trata de un simulador espacial por turnos, donde nos convertiremos en un empresario que, a través de diferentes estrategias, deberá forjar una compañía que consiga ser la primera en colonizar Marte. 

 Comienza con una simple start-up, y desarrolla todo tipo de tecnologías aeroespaciales hasta conseguir llegar al planeta rojo, volando más allá de la Tierra hasta alcanzar la victoria con la colonización. 

Uno de los puntos clave del juego es interactuar con las agencias nacionales del espacio y el aire y los militares. También habrá que analizar las ofertas de mercado y supervisar la actividad de los competidores. 

El juego en sí plantea dos objetivos: promocionar la industria del espacio y satisfacer a todos aquellos entusiastas de los juegos que simulan convertirse en empresario. Además de eso, es muy fiel a la realidad, pero con un toque de diversión, así resultará atractivo a muchas más personas, pues tanto los que sepan del tema como los novatos podrán disfrutar del juego. 

Para conseguir reflejar la realidad de forma tan fiel, han colaborado con ellos la empresa aeroespacial Kosmonauta y The Mars Society. Con ello, logran tanto la fidelidad de una empresa aeroespacial, como una completa visión del planeta en cuestión.

Fuente

Descargar

domingo, 13 de abril de 2014

Ecopoiesis

La creación de un ecosistema que se sostenga por sí solo, en un planeta sin vida, es llamado ecopoiesis (término acuñado por el biólogo Robert Haynes en 1990). En Marte, así como ocurrió en la Tierra, la biosfera primaria tendría que consistir en ecosistemas localizados de microbios creciendo y desenvolviéndose bajo condiciones anaeróbicas o sea sin oxígeno o con muy poco. Obviamente esto no produciría un ambiente en el cual los animales y humanos pudiesen sobrevivir al aire libre. 

Todos los organismos dependientes de oxígeno, transportados desde la Tierra humanos incluidos, tendrían que permanecer encerrados en módulos especiales o con vestimentas protectoras. Si se considera la espontaneidad en el desarrollo de la biosfera de la Tierra, como modelo a seguir en Marte, la terraformación solo puede seguir a la ecopoiesis. 

Si restringimos la especulación a lo que los científicos consideran plausible con las actuales tecnologías, los períodos de tiempo que requieren la ecopoiesis u la terraformación son bien diferentes. Según los estudios realizados por varios científicos, la atmósfera cálida y gruesa necesaria en Marte puede ser generada en 200 años. Mientras que para producir una atmósfera oxigenada como la terrestre, por medio de microbios y de la fotosíntesis que realizan las plantas verdes, se necesitarían 100 mil años. Estas estimaciones están basadas en las tecnologías actuales; los períodos se acortarán a medida que se vayan descubriendo nuevas tecnologías y metodologías para acelerar el proceso de terraformación. 




MÉTODOS Y TEORÍA PARA TERRAFORMAR MARTE 

Desafortunadamente, la ecopoiesis no puede ser llevada a cabo espontáneamente en la superficie marciana tal como está ahora. La terraformación, que comienza por la ecopoiesis necesita que se logren los requisitos comentados anteriormente, para poder comenzar y prosperar. Una pequeña porción de modificaciones ambientales serán necesarias para crear unas condiciones favorables para que incluso las más "duras" bacterias logren sobrevivir en Marte: 
- La temperatura debe ser elevada. 
- La masa de la atmósfera marciana debe aumentar. 
- Debe ser viable el agua líquida. 

Estos cambios serían suficientes para lograr una superficie marciana compatible con ciertos seres vivos que no necesitan de oxigeno, como algunas bacterias que viven en condiciones extremas llamadas extremophiles. A las plantas no les bastaría con estos pequeños cambios, requerirían una atmósfera rica en oxigeno, aunque mucho menos que el necesario para los animales. O sea que para continuar con la terraformación, sería necesario aumentar los niveles de oxígeno y nitrógeno en la atmósfera del Planeta Rojo. 

Logrando aumentar la masa de la atmósfera marciana, mejoraría la función de ésta como escudo contra radiaciones y meteoros; al mismo tiempo que acrecentaría el efecto invernadero necesario para calentar el planeta, y ampliar el campo de estabilidad del agua líquida. 

Muchos son los métodos (ingeniería planetaria) que propusieron los científicos para terraformar Marte. Uno aceptado por todos los científicos, es el de calentar la superficie marciana, para así lograr una atmósfera más rica en dióxido de carbono, y que a la vez sea más gruesa y protectora. La propuesta general de varios científicos, es que un calentamiento inicial de Marte (no demasiado importante) mediante ingeniería planetaria liberaría a la atmósfera grandes cantidades del dióxido de carbono, que supuestamente existe en reservas bajo la superficie marciana, y en forma de hielo en los polos. Esto aumentaría el efecto invernadero y haría que el calor se transfiera a los polos.

Se liberaría más dióxido de carbono por el aumento de temperatura, y así se encadenaría todo, llegando al punto de convertirse en autosuficiente y no necesitar más de la ingeniería humana para seguir con el proceso. Este paso inicial lo sostienen todos los modelos propuestos por la comunidad científica para la terraformación de Marte, en lo que difieren es en la presunción de la cantidad de dióxido de carbono que hay disponible en Marte y sobre los métodos elegidos para liberar este gas de invernadero. 

POLOS OSCUROS 
Uno de los primeros modelos propuestos (por Burns y Harwit, y Carl Sagan en 1973) fue el de oscurecer los polos marcianos (compuestos mayoritariamente por dióxido de carbono helado), logrando una mayor absorción de luz solar, y así aumentando su temperatura; según Sagan en 100 años se evaporarían por completo. 

SÚPER ESPEJOS 
Otra vía para calentar Marte sería la de aumentar la energía solar que llega al planeta, reflejando luz desde el espacio a su superficie. Para lograr este cometido se sugirió (Osberg, 1981; Birch, 1992; Zubrin y McKay, 1993; Fogg 1995) la utilización de espejos que permanezcan en la órbita marciana, y reflejen la luz hacia el planeta. Necesariamente grandes, no por eso inviables. Estudios hechos por Robert Zubrin y Robert McKay, sostienen que unas velas espejadas de 125 kilómetros de diámetro podrían quedar estacionarias a 214 mil kilómetros sobre la superficie de Marte, y reflejar la luz del Sol hacia el polo sur. Esto sería suficiente para aumentar la temperatura polar, y se lograría así la evaporación de las capas heladas. Un espejo semejante, sería imposible de llevar desde la Tierra, pero sería totalmente factible hacerlo allá. Estos espejos, no servirían por si solos, pero sí como una ayuda para acelerar el proceso inicial de la terraformación. 




GASES SÚPER INVERNADERO 
En 1984, James Lovelock (conocido por su teoría de una tierra viva: Gaia) y Allaby sugirieron que el aumento de la temperatura, y consiguiente liberación de dióxido de carbono, podría conseguirse liberando gases especiales (metano, oxido nitroso, amoniaco y perfluorocarbonos) en la atmósfera marciana que puedan crear y potenciar el efecto invernadero, el cual aumentaría la temperatura del planeta. 

Estos gases tienen un efecto invernadero 10 mil veces más potente que el dióxido de carbono, residen una mayor cantidad de tiempo en la atmósfera y no son tóxicos. Haciendo como un invernadero, atrapan la energía solar y la mantienen en el planeta, impidiendo que vuelva al espacio. Incluso pequeñas cantidades de estos gases súper invernadero podrían calentar el planeta.

¿De dónde saldrían los gases? Por más que pequeñas concentraciones de estos gases serían suficientes para hacer el trabajo, sería demasiado para llevarlas desde la Tierra. Tendrían que ser producidos químicamente en Marte. Pero en etapas posteriores podrían ser producidos biológicamente, con la ayuda de microorganismos. 

Para producir una cantidad suficiente de estos gases se tendrían que distribuir cientos de fábricas de súper-gases a lo largo de la superficie marciana. Estas pequeñas fábricas, del tamaño de un Volkswagen, que funcionarían con energía solar, se encargarían de cosechar los elementos necesarios de la tierra marciana, generar los gases y lanzarlos a la atmósfera. Según varios estudios antiguos y actuales, se podría calentar la atmósfera marciana en una década, y dejarla como para comenzar la ecopoiesis, en sólo 60 años, si todo funciona a la perfección. 

Para generar una atmósfera gruesa de dióxido de carbono, llevaría 100 años y para lograr un planeta rico en agua unos 600 años. Para lograr resultados más rápidos, el efecto invernadero logrado con los súper gases se podría amplificar complementádolo con otros métodos, como podrían ser los espejos gigantes mencionados más arriba. Pero cambiar a Marte lentamente, sería más interesante por varias razones. Primero, y la más importante, sería más factible económicamente llevarlo a cabo a largo plazo que de golpe. La NASA podría ir llevando de a media docena de fabricas de gases por año a Marte, sin que el costo suba a las nubes. 

La vida en Marte también tendría más tiempo para adaptarse y evolucionar, en largas escalas de tiempo. Y también los científicos podrían estudiar mejor el proceso a largo plazo que a corto plazo, ¿cuándo se tendría otra oportunidad como esta para estudiar la creación de una biosfera? La terraformación total podría tardar, a lo máximo, 100 mil años como aceptan la mayoría de los científicos. Esto sólo pensado de entrada, ya que todo puede acelerarse, pero para eso se necesitan más fondos, más dinero. ¿Quién va a querer invertir tanto en algo que no importa mucho? A no ser que nuestro mundo se caiga a pedazos, el proceso de Terraformación de Marte, tendrá que ser a largo plazo, si es que se lleva a cabo algún día.

users.globalnet

Cydonia: La Ciudad de Marte

Compartiendo el misterio con lugares de nombres tan mágicos como Arcadia y Amazonia Planitia, Terra Sirenum, Terra Cimmeria, Elysium Planitia, Hesperia Planum, Vastitas Borealis, Terra Sabaea o Albor Tholus, existe una zona de Marte bautizada como Cydonia, más categóricamente Cydonia Mensae. 
Para los que quieran buscar este lugar en el mapa, está más o menos en el centro y arriba, entre Acidalia Planitia y Arabia Terra. 


Cydonia resaltó de entre tantos nombres de sonido fantástico porque allí se fotografió en julio de 1976 una figura muy sugerente, formada más que nada de sombras y de unos dos km de extensión, a la que se le llamó enseguida "La Cara de Marte". Cerca de ella aparecen una serie de elevaciones que parecen mostrar siluetas regulares, como un pirámide egipcia o con otras formas, siempre llamativas. Este conjunto de Cydonia, que pasó a ser "La Ciudad de Marte", movilizó la imaginación de centenares de personas. Desde que llegó al público la famosa foto de la sonda orbital Viking 1 estos rasgos del paisaje de la región han generado una enormidad de teorías, mediciones, conclusiones y leyendas. 

Entre las imágenes obtenidas por la primera misión Viking a Marte en 1976 (realizadas con la intención de encontrar sitios potenciales de descenso para su misión hermana, Viking Lander 2) hay algunas tomas que muestran rasgos de la superficie con formas peculiares, diferentes a las que se encuentran en la geología de la región y los territorios circundantes. A decir de los especialistas, algunos de estos objetos son de una morfología tan inusual que dificultan considerablemente la creación de una teoría que explique el mecanismo de su formación. La primera de estas características inusuales que llama la atención es un promontorio de dos kilómetros de largo que se parece a una cara humana que estuviese mirando fijamente hacia arriba. 



La cara fue encontrada en el hemisferio norte de Marte, en el límite entre la cuenca de Acidalia Planitia y la tierra alta de Cydonia Mensae. La semejanza del objeto a un rostro fue notada por el personal de la NASA en el Laboratorio de Propulsión de Jet (Jet Propulsion Laboratory, JPL), que la exhibió brevemente en una rueda de Prensa. 

La posición de la NASA fue descartar oficialmente la existencia de una cara tallada en la montaña, explicando que lo que se veía era un truco de luz y sombra. Esta toma fotográfica de la cara fue redescubierta por Vincent DiPietro y Gregory Molenaar, informáticos que trabajaban en el centro del vuelo espacial de Goddard. Se encontraron con ella inesperadamente mientras trabajaban con las tomas del Viking. Hallaron más adelante otra imagen de esta figura que había sido tomada bajo condiciones de iluminación diferentes. El realce por computadora de estas imágenes reveló que la figura tenía una simetría bilateral, detalles que se asemejaban a ojos, una nariz y una boca. También observaron que estos detalles persistían bajo dos ángulos diferentes de iluminación solar. Hicieron un informe, pero el trabajo fue ignorado por gran parte de la comunidad científica, así que finalmente fue publicado en forma independiente, como monografía (DiPietro y Molenaar). 

Un trabajo posterior del Dr. Mark Carlotto, que utilizó un proceso de extracción de formas a partir de técnicas de sombreado, parecería mostrar que la cara no es un truco de luz y sombra o un resultado de variaciones en el albedo superficial. Sería una forma tridimensional en el terreno que, por la razón que sea, tiene forma de cara humana. El proceso de imagen realzado de Carlotto revela más claramente la presencia del hueco del ojo en el lado sombreado, así como detalles en la boca que sugieren dientes. Aspectos geológicos de la región La geología de Cydonia Mensae fue descrita por Guest, Butterworth y Greeley.

La región muestra una mezcla de llanos lisos y fracturados y una cantidad pequeña a moderada de cráteres. La mayoría del relieve de la vecindad de la pirámide de D&M se compone de mesetas, montículos y llanos lisos. Lo más probable es que las mesetas sean remanentes de un tipo anterior de superficie que fue removida por la erosión, dejando mesetas de material más resistente. Los montículos se pudieron haber formado de manera similar, quizás a partir de un terreno escarpado muy cubierto con cráteres. 

La forma de algunos montículos parece haber sido modificada por pérdida de masa producida por congelación y deshielo, por material excedente llevado por el viento o, bajo diversas condiciones climáticas, por el agua o el hielo glacial. La presencia de varios cráteres de pedestal en Cydonia Mensae aporta una evidencia adicional de cierto tipo de erosión. Un cráter de pedestal es un cráter de impacto rodeado por un manto de material sobresaliente que termina en una escarpada ladera que puede elevarse centenares de metros sobre la superficie. 

Es probable que el manto sobresaliente esté formado de material más resistente a la erosión que la superficie circundante. Hay una teoría que supone que la cuenca norte de Marte, llamada Acidalia Planitia, alguna vez fue un mar poco profundo. Esto ubicaría el área de Cydonia Mensae bajo estudio en un sitio cercano al antiguo litoral. Los cráteres pequeños de este área parecen haber sido modificados por la erosión del agua, quizás por la acción de un suave oleaje. Esto encaja con las observaciones recientes de algunos investigadores, que creen que los rasgos lineales del terreno que se ven en esta área pueden ser depósitos lacustres resultantes de la acción de un oleaje bajo en el borde de un antiguo mar. 

La morfología de Cydonia Mensae es compleja y no totalmente comprendida. La región exhibe evidencia de épocas anteriores en la que hubo producción de cráteres, erosión y deposición, que contribuyeron a la creación de la amplia variedad de formas y tipos superficiales que se observan.

axxon

Mare Acidalium


Se encuentra en la parte noreste de Marte en el hemisferio occidental y cubre 300 a 360 de longitud este y 30 a 65 de latitud norte.
Acidalium también se denomina como MC-4. 

Las fronteras norte y sur del cuadrángulo ocupan aproximadamente 3.065 kilómetros y 1.500 km de ancho, respectivamente. De norte a sur unos 2050 kilómetros. La superficie tiene aproximadamente 4,9 millones de kilómetros cuadrados, o un poco más del 3% de la superficie de Marte. Esta área contiene muchos puntos brillantes sobre un fondo oscuro que puede ser volcanes de lodo. 

También hay algunos barrancos que se cree que se han formado por un número relativamente recientes flujos de agua líquida. Contiene muchas características de posibles costas de un antiguo océano. Algunas zonas están con densas capas Acidalia Colles

Esta "Cara de Marte", es de gran interés para el público en general, se encuentra cerca de 40.8 grados norte y 9,6 grados al oeste, en un área llamada Cydonia. Cuando Mars Global Surveyor examinó con alta resolución, la cara resultó ser sólo una meseta erosionada. 

También alberga el sistema Kasei Valles de los cañones, de 300 kilómetros de ancho.

revista universitaria